Transferencia de embriones congelados

Durante la transferencia de embriones congelados, los embriones se descongelan y se transfieren dentro del útero. Los embriones se deben transferir dentro de la matriz durante un período específico en el cual el útero es receptivo para que se puedan implantar. Se crea un ciclo artificial para acondicionar al útero y transferir a los embriones en el período más óptimo.

Las pacientes comienzan las inyecciones de Lupron una semana antes de que empiece la menstruación para suprimir a los ovarios. Una vez que empieza la regla, se hace un sonograma de base para detectar cualquier quiste o anormalidad en los ovarios y, se hace un análisis de sangre para medir el nivel de la hormona Estradiol para verificar que se ha logrado la supresión. Si los estudios de base son normales, la paciente comienza un régimen de parches que se adhieren a la piel y que contienen Estradiol. En algunos casos, se usan píldoras llamadas Estrace en vez de parches. La hormona Estradiol construye el revestimiento del útero para recibir a un embrión. Al día 13 del régimen de parches, se realiza un sonograma para verificar que el revestimiento uterino haya alcanzado el grosor óptimo, y que el nivel Estradiol sea apropiado. Después de estos estudios, se le indica a la paciente cuando debe comenzar con las inyecciones de Progesterona y parar las inyecciones de Lupron (en general el día 15 de los parches). Entonces los embriones se descongelan en le día indicado de acuerdo con su estado de desarrollo. La transferencia se lleva acabo el día correspondiente. Una prueba de embarazo por medio de un análisis de sangre se realiza igual que durante un ciclo común FIV. Durante este ciclo de tratamiento es esencial la continuación del apoyo hormonal de los parches y las inyecciones. Cuando la paciente se embaraza, el apoyo hormonal continua a través de la décima a la duodécima semana de embarazo.

Información adicional